Datea en los medios: abril 2014

Share Button

Crean un mapa del delito alimentado por los propios usuarios.

Sobre el #MapaDelictivo.

Crean un mapa del delito alimentado por los propios usuariosEl Policía Chévere, que hace unos días revelo su verdadera identidad, ha creado una herramienta en mediante la cual los propios ciudadanos podrán crear el mapa del delito de Lima y así establecer las zonas de mayor riesgo en la ciudad. Según dijo, esta aplicación tiene como objetivo que las comisarías utilicen la información y refuercen la seguridad en estos puntos.

Giancarlo Díaz Pardo junto a la plataforma Datea ha implementado en un mapa los lugares con mayor incidencia de robos, pero divididos en sus diferentes modalidades: arrebato, bujiazo, cogoteo, raqueteo, etc. También los lugares donde se cometen asaltos con armas de fuego y arma blanca.

Además, zonas de marcaje y asesinatos. Pero también se registran estafas, acoso sexual, discriminación o maltrato animal.

 

“Si te incomoda leerlo, imagínate escucharlo”.

Sobre el mapa #DateoAcoso.

Si te incomoda leerlo, imagináte escucharlo

La encuesta realizada a 1.203 personas por el Instituto de Opinión de la Pontificia Universidad Católica del Perú en el 2012 resulta muy interesante porque muestra que, en la sociedad, hay conductas arraigadas como normales que no tienen diferencia de sexo; de hecho, las afirmaciones del tipo “las mujeres que se visten provocativamente están exponiéndose a que le falten el respeto” o “una mujer que recibe un piropo bonito de un desconocido en la calle debería sentirse halagada” fueron apoyadas en porcentajes similares tanto por hombres como por mujeres.

Pero además de estos datos estadísticos, existe una herramienta fabulosa para luchar contra el hostigamiento callejero: la plataforma DATEA creada en 2011 en el distrito de Miraflores en Lima, Perú, que permite entre otras cosas registrar incidentes de acoso en todo el mundo. Es decir, que si uno posiciona el cursor en cualquier lugar del mapamundi, en el cual los hostigamientos aparecen tipificados por color, puede enterarse del barrio, la calle, la hora, la circunstancia y el modo en que una mujer fue acosada, por ejemplo, en Turquía.

Un buen instrumento para compartir experiencias y alertar sobre conductas abusivas, pero también para seguir pensando cuál es el límite entre el acoso callejero y el delito. Y, obviamente, cuál es su castigo.

 

En América Latina, mujeres crean grupos para combatir el acoso callejero.

Sobre el mapa #DateoAcoso (también en portugués).

En América Latina, mujeres crean grupos para combatir el acoso callejero

En 2013, “Paremos el acoso callejero” abrió un mapa en una plataforma virtual, Datea, para registrar los casos de asedio. Las víctimas de este tipo de violencia pasaron a registrar relatos sobre lo que sucedió y clasificaron el asedio en 13 categorías, desde silbidos hasta masturbación pública. Este año el grupo organizó la primera semana de América Latina contra el acoso callejero, un iniciativa del grupo norteamericano “Stop Street Harassment”.

El grupo peruano inspiró mujeres en otros países, como en Chile y en Colombia. En noviembre de 2013, un grupo de sociólogas chilenas crió el “Observatorio contra el Acoso Callejero Chile” (Ocacchile). “La iniciativa empezó porque creímos necesario visibilizar este problema como una forma de violencia de género no reconocida en el país”, explica María Francisca Valenzuela, una de las fundadoras de Ocacchile.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *